Booking.com

jueves, 21 de abril de 2016

Hotel Carlota, o cómo transformar un aburrido edifico en un interesante hotel boutique

La arquitectura de los años ochenta nos ha dejado por momento una herencia urbana visualmente dudosa. En muchas ciudades podemos ver algunos edificios que son literalmente la expresión de un funcionalismo gris y triste. La Ciudad de México posee una gran variedad de oferta arquitectónica a lo largo y ancho de todos sus calles y barrios. Desde contrucciones clásicas de los siglos XVII a los XIX, hasta los rascacielos más modernos del siglo XXI.

Si encontramos verdaderas joyas de la arquitectura clásica y moderna, también estamos confrontados a unos edificios que son realmente horrorosos. Sin embargo una estructura de concreto sin interés puede convertirse en la base de un nuevo proyecto totalmente diferente. La opción muy común es destruir para reconstruir algo completamente nuevo, pero que pasa cuando unso arquitecto con ideas deciden reinventar con lo viejo. Es lo que veremso a continuación.


Esto es lo que pasó con el hotel que visitaremos a continuación. Ubicado en el barrio llamado "Colonia Cuauhtémoc", una céntrica zona de la Ciudad de México, el Hotel Boutique Carlota es un perfecto ejemplo de la recuperación un espacio para convertirlo en una verdadera joya de diseño y arquitectura moderna.

El proyecto estuvo a cargo del reconocido despacho de arquitectos JSA Arquitectura, este hotel es un conjunto de espacios muy modernos con concreto aparente, madera,hierro y madera. El trabajo de los diseñadores fue el de lograr mucha transparencia a pesar de los materiales naturalmente poco translúcidos. Los rincones y recovejos aportan cierta intimidad que se hubiera podido perder por la dispocisión de las hasbitaciones y espacios públicos.


Las formas son decididamente geométricas con ángulos rectos, líneas de concreto aparente. Sin embargo el conjunto enccuentra un buen equilibrío y contrasta con mobiliario y la decoración que alerna momentos coloridos con otros cálidos. Como la estructura de la construcción tiene una forma de cubo, las habitaciones se reparten alrededor de un patio central en el que están ubicado un restaurante con terraza y una línea de nado.

La particularidad de ésta última es que se encuentra incrustada en una parte de la terraza con algunos lados aparentes de vidrio transparente. El efecto visual es verdaderamente estupendo, dándole vida y ligereza a toda al parte central del patio del hotel. A lo largo de las zonas públicas, los colores varían con espacios más coloridos que conviven con rincones muy sobrios. En todo momento la luz fluye harmónicamente para aportar paz y tranquilidad.


El Hotel Boutique Carlota en su conjunto ofrece un ambiente cálido y chic que contrasta increíblemente con su fachada externa completamente recubierta de vidrio. De hecho, al verlo del exterior pareciera que nos encontramos frente a un edificio de oficinas ochentero sin ningún interés. Pero las apariencia son engañosas y la magia de los espacios interiores te envuelve apenas pasas la puerta de entrada. Si viajas a la Ciudad de México y buscas hospedarte en un lugar fuera de lo común, el Hotel boutique Carlota podría ser una muy buena alternativa visual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario