Booking.com

lunes, 18 de julio de 2016

Una casa que fue destruida en la Guerra de Yugoslavia y que ha resurgido así de bonita

Hoy nos vamos hasta la hermosa Croacia para traeros una de esas casas con historia que tanto nos gustan. Una casa situada en Novigrad, y que aunque ahora es un precioso alojamiento turístico, ha tenido un pasado que no siempre ha sido tan maravilloso.

En la parte gloriosa de este casa, el edificio fue el hogar y el estudio de Nikica Karavida, un prestigioso fotógrafo de esta región en las décadas de los años 20 y 30 del siglo pasado, y lamentablemente, en su parte más oscura, la casa fue destruida durante la guerra de Yugoslavia, quedando deshabitada hasta el año 2015, año en el que la casa fue restaurada por el artista y diseñador Boris Kajmak.


Este diseñador apostó por mantener el sabor de la casa, respetando la estructura original del edificio y apostando por el uso de materiales locales y de muebles tradicionales, con multitud de detalles por toda la casa.

Entre estos detalles, destaca por ejemplo el efecto de los azulejos de formas geométricas instalados en combinación con el suelo de madera que rodea la bañera exenta del dormitorio, o en el entorno de la estufa.

La cocina, toda en madera, y con esa preciosa pila, o la nevera en miniatura en rojo para ponerle el toque retro también es otro de los espacios que nos han llamado la atención. Además, como homenaje al fotógrafo que habitó la casa a comienzos del siglo XX, de las paredes de esta vivienda cuelgan fotografías suyas.

Una casa preciosa en la que que pese a su triste pasado durante la guerra que asoló Croacia, se respira paz y tranquilidad gracias al aire confortable y sereno que le da la piedra, la madera y los distintos elementos que han combinado para conseguir un espacio tan especial.
Más información | Kuca Fotografa
Fotografías | Tom de Gay

No hay comentarios:

Publicar un comentario