Booking.com

lunes, 25 de abril de 2016

El tamaño importa. Así son las superficies promedio de las casas en cada país

Siempre me han fastidiado un poco los conceptos promedio: sueldo medio, vida media, tamaño medio... Porque muchas veces no son representativos de la realidad de los extremos y en ocasiones pueden hacer que se sientan olvidados, sobre todo, los que se quedan por debajo de la media. Pero también es verdad que estas cifras promedio nos permiten romper con mitos y tópicos que se basan muchas veces en destacar solo los datos más curiosos.

Si pensamos en una casa en China o Japón la mayoría de las veces imaginamos un pequeño zulo, porque es lo que más llama la atención de sus viviendas. En España también hay viviendas de tamaño ridículo, pero sabemos que no son la mayoría y por eso de nuestro país imaginamos una casa de tamaño medio. Pensando en América nos vamos a la visión que tenemos de las películas e imaginamos a todo el mundo en una gran casa unifamiliar, muy bien decorada y siempre limpia como por arte de magia... Pero, ¿es esa la realidad?
¿Cómo son las casas en las que vivimos?

El país europeo con las casas más grandes es Dinamarca
Más allá de artículos sensacionalistas, lo más reciente y fiable que he encontrado con respecto al tamaño real de las casas, son las publicaciones de la Oficina Europea de Estadística y un estudio de Deustche Bank que incluye también datos de fuera de la Unión Europea. Los datos corresponden a 2014, porque se van actualizando con un año de retraso, en noviembre de 2016 conoceremos la situación de la vivienda en 2015, pero es de prever que en solo un año las cifras tampoco cambien mucho y en todo caso son bastante predecibles en función de las tendencias.
En lo que a la Unión Europea se refiere, en 2014, 4 de cada 10 personas en la UE-28 vivían en pisos, poco más de una cuarta parte en casas adosadas y poco más de un tercio en casas unifamiliares. Precisamente la proporción de personas que viven en pisos era más alta en España, Letonia y Estonia, superando el 60%. Mientras que la mayor proporción de personas que viven en casas adosadas se registraron en los Países Bajos y en el Reino Unido también por encima del 60%. La proporción de personas que viven en viviendas unifamiliares alcanzó su punto máximo en Croacia, por encima del 70%, Eslovenia, Hungría, Noruega y Serbia por encima del 60%.
¿Cuáles son las más grandes? ¿Y las más pequeñas?

El tamaño medio de la vivienda en EEUU y Australia supera los 200 metros cuadrados
Los que se llevan la palma en lo que a casas grandes se refiere son EEUU y Australia, el tamaño de la vivienda media supera en ambos países los 200 metros cuadrados, aunque eso no significa que allí no haya quien vive en pequeños apartamentos. En España, la superficie media es de 96,4 metros cuadrados. Ha bajado ligeramente, hasta el año 2013, el piso medio superaba los 100.
Si nos centramos en Europa el país europeo con las casas más grandes en promedio es Dinamarca, donde el inmueble medio tiene 137 metros cuadrados de superficie. Por el contrario, Reino Unido es el país con las viviendas más pequeñas, allí, la superficie media es de tan solo 76 metros cuadrados. Esto tiene que ver con que Londres sea una de las ciudades más caras del mundo para comprar casa.
Desmontando algunos mitos

El tamaño medio de una vivienda en el Reino Unido es inferior al de Japón
Curiosamente si nos fijamos en los datos, veremos que el tamaño medio de una vivienda en el Reino Unido es inferior al de una vivienda en Japón que, en contra de lo que podríamos pensar, ronda el 90%. Con respecto a China, allí sí la situación es más complicada, la superpoblación en las grandes ciudades como Shanghái o Beijing obliga a estudiantes y a obreros, ya no a vivir en un minipiso, sino a compartir habitaciones con cero comodidades. Hong Kong se sitúa en el tercer puesto en la lista de lugares más caros para comprar vivienda después de Mónaco y Londres. Hay que tener en cuenta que en China el suelo es propiedad del estado y esto unido a la gran demanada hace que la vivienda se encarezca aún más.
El problema real no es tanto el tamaño de las viviendas como el hacinamiento en las mismas. Esos minipisos con todos los servicios y muy bien decorados que vemos en las revistas son solo pequeñas excepciones, la realidad de la clase media está en pisos compartidos, alquiler de habitaciones e incluso directamente alquiler de cama en una litera. La mini casa transformable que veíamos hace unos días en Decoesfera es en realidad una vivienda de lujo a la que pocos pueden acceder en Hong Kong.
Diferencia entre grandes ciudades y zonas menos pobladas

Como comentamos el tamaño de la vivienda está en clara relación con el precio del suelo y a su vez este con la demanda. Así pues es lógico entender que en las grandes ciudades, en las que vive mucha más gente, el suelo es más caro y es por eso que se construyen pisos más pequeños. Porque los grandes la mayoría de la gente no los podría pagar. Por el mismo precio, en una ciudad más pequeña o en un pueblo, uno puede conseguir una casa probablemente el triple de grande.
El incremento del precio del suelo en las grandes urbes, unido a la crisis económica de los últimos años, ha motivado que, los que no han podido ir a vivir a las afueras, hayan tenido que conformarse con los mínimos metros cuadrados para establecer su vivienda y así abaratar el coste. Pero no hace falta ir a China para ver eso, nos lo podemos encontrar fácilmente en Madrid o en Barcelona... Mal llamadas viviendas de 10 metros cuadrados y a precio de oro.
Además la crisis económica ha potenciado la diferencia de clases que ya era muy notable en países en vías de desarrollo. Esto hace que el análisis de cifras promedio pierda valor, porque no pone en evidencia la realidad de los que viven en condiciones mucho peores de las que reflejan los estudios. Hablando en términos generales, podríamos decir que lo que para nosotros, en España, es un pequeño apartamento, en China o en Japón puede parecer una mansión y alguien de Australia le parecerá un zulo inhabitable. Sin embargo para concretar más habría que hacer análisis por ciudades y zonas concretas y haciendo distinción entre clases económicas y sociales en cada lugar.
Yo reconozco que a mi todo esto me pilla un poco en la distancia. Yo no vivo en una gran ciudad y por lo tanto para mi ha resultado relativamente sencillo conseguir un piso con un tamaño razonable, a muy buen precio y sin que ello suponga invertir horas al día en transporte. Mi conclusión es que si no eres rico, sino que tienes un sueldo medio, probablemente tu calidad de vida y la de tu vivienda sean mejores lejos de una gran ciudad, es cierto que allí hay más posibilidades de empleo, pero hay que analizar a costa de qué... Además si hubiese menos gente queriendo vivir en el centro de las grandes urbes los precios bajarían.
Las cifras de tamaño medio son razonables en todos los países analizados en estos estudios, sin embargo, siempre en las grandes ciudades es donde se encuentran las peores relaciones de superficie-precio y son las zonas menos pobladas las que sirven para mejorar la media hasta en Japón. Así que yo creo que como mínimo es para pensárselo... Y vosotros, ¿qué preferís? ¿minipiso en la ciudad o casa grande en otra zona?

No hay comentarios:

Publicar un comentario