Booking.com

lunes, 18 de abril de 2016

La psicodélica y colorida arquitectura de Freddy Mamani

La historia de Freddy Mamani parece una película en dónde los protagonistas son el color y un estilo fuera de serie. Freddy inició su carrera como albañil. Apasionado por su entorno profesional estudió ingeniería para convertirse, al paso de los años, en el símbolo de la nueva arquitectura boliviana. Sin considerarse un arquitecto, la manera de ver las formas y los colores de este creador de espacios rompen sin duda con lo que vemos a menudo en nuestros alrededores en las ciudades europeas o americanas.

Lo que más caracteriza el trabajo de Mamani es, sin lugar a dudas, el uso sin complejos de colores. Los edificios, casas, restaurantes y salones de eventos que han sido construidos oo intervenidos por Freddy Mamani son un abanico de colores fuertes que no pasan desapercibidos. En varias entrevistas a medios, este curioso arquitecto que no quiere serlo ha explicado que, desde que estudiaba ingeniería, no lograba comprender la completa ausencia del "estilo boliviano". En la arquitectura moderna.



Para romper con el esquema de la arquitectura europea, Freddy Mamani se ha inspirado en los colores tradicionales del mundo artesanal boliviano con una fuerte tendencia a la exageración. Además de los colores, Mamani retoma parte de la iconografía tradicional boliviana, con líneas que recuerdan animales o formas geométricas que podemos encontrar en los tejidos tradicionales.


La influencia de Freddy Mamani en el mundo de la arquitectura boliviana e internacional ha sido considerada como un nuevo estilo llamado "Neo-Andino" o "Altiplánico Psicodélico". Más allá de las definiciones o de los nombres con los que se le quiera etiquetar, el trabajo de Mamani rompe con esquemas y nos ofrece una visión bastante alegre y divertida de percibir los espacios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario