Booking.com

viernes, 7 de octubre de 2016

Algunos se pasarían la vida en el centro comercial. Y estas personas han decidido transformar uno en su hogar para siempre

El Arcade Providence en Rhode Island es el centro comercial más antiguo de Estados Unidos, construido en el año 1828, y hasta hace poco tiempo, un lugar abandonado y en bancarrota. Hasta que una empresa ha decidido reutilizar los locales abandonados y reconvertirlos en pequeños apartamentos. Una maravillosa idea, que rescata un edificio histórico y que forma parte de la filosofía del desarrollo sostenible.

Cuando se construyó el primer centro comercial de América, el Arcade Providence, hace 188 años en él podíamos encontrar cuarenta y ocho pequeñas tiendas. Hoy en día, todas esas tiendas se ha reconvertido en cuarenta y ocho pequeños apartamentos.


El proyecto ha sido idea de la firma de arquitectura Northeast Collaborative Architects, que manteniendo todas las particularidades arquitectónicas de un edificio histórico protegido, las columnas inspiradas en el estilo clásico griego, las paredes de piedra o el atrio central en el que sigue habiendo pequeñas tiendas y restaurantes, ha reconvertido los locales abandonados en micro-apartamentos con todas las facilidades que uno podría desear.
Cada uno de ellos cuenta con una pequeña cocina, con microondas (no, lo sentimos, no hay fuego ni horno), frigorífico, pila y lavadora. También cuenta con un baño pequeño, pero con todas las comodidades, un dormitorio con espacio para almacenar y un pequeño salón con televisión.


Una mini-casa, pero situada en pleno centro de la ciudad, en un sitio lleno de encanto y con acceso a todo tipo de comercios y locales de restauración. No nos extraña que haya una larga lista de espera para hacerse con uno de estos apartamentos.
Sin duda una idea que merece la pena ser copiada en otras grandes ciudades, donde la necesidad de crear viviendas nuevas no es tan fácil por falta de espacio. Y una manera de aprovechar un enclave maravilloso y cuidar los edificios con encanto de la ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario